Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duelo de “egos” bajo el Sol Naciente. Trump vs Kim Jong Un.

Lo más importante de este encuentro fue todo lo que no se dijo





 https://elpais.com/internacional/2018/06/12/actualidad/1528766187_744971.html

 https://elpais.com/elpais/2018/06/12/album/1528782245_343530.html

 

Ayer tuvimos la oportunidad de presenciar el esperado encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Desde el punto de vista de la Comunicación No Verbal Científica, resulta muy interesante analizar este tipo de encuentros entre grandes mandatarios, porque entran en juego gestos y claves de demostración de poder, Superioridad o de sumisión y acercamiento, etc, que se producen en el desarrollo de cualquier proceso de negociación.


Como veremos, en el análisis del vídeo y las fotografías del encuentro, a pesar de la aparente buena sintonia entre ambos y sus palabras de cercanía, ha existido una lucha por demostrar la posición de poder en cada gesto, aunque de manera NO-CONSCIENTE. Es normal teniendo en cuenta el tamaño de ambos egos. Ha sido un duelo incansable entre Donlad Trump y Kim Jong Un. Los gestos de superioridad y dominio se han ido sucediendo uno detrás de otro por parte de cada líder. Aunque también y de manera algo inusual hemos podido observar gestos de acercamiento e interés por parte del señor Trump.

Primero vamos a analizar  El Saludo inicial, ya que es el primer gesto que demuestra la posición de poder de cada individuo y que se realiza en cualquier proceso de negociación.

Es Trump quién inicia el saludo, ofreciendo su mano desde la distancia. Esto transmite seguridad y control de la situación. Sin embargo, también vemos como la mano va extendida en posición de supinación (palma hacía arriba)lo que nos indica que también está dispuesto al acercamiento y a una cierta sumisión hacía Kim Jong Un.


Vemos como Donald Trump hace un refuerzo del saludo, agarrando el brazo derecho de Kim Jong Un. Este gesto transmite dominio y autoridad sobre el otro. Pero por otro lado, podemos observar que el mentón de Trupm baja más de lo normal en un gesto de acercamiento y asertividad hacia su oponente, y créannos, en este gesto no tiene nada que ver la diferencia de altura entre ambos.


Trump agarra firmemente la mano de Kim Jong Un y la agita varias veces. Además, Trump realiza un apretón de manos reubicado encogido, trae la mano de Kim hasta su espacio personal. Trump transmite de forma manifiesta su seguridad y control de la situación, así como su  posición de superioridad y dominio. Es curioso ver como alargan el saludo, hasta 12 interminables segundos, tras los cuales Trump dando por concluido el saludo, se gira y le muestra a Kim dónde están los fotógrafos.


Tras el saludo, hay que prestar especial atención a la forma de caminar y cuál es el orden de entrada en una habitación.

En el vídeo podemos apreciar que Trump camina en la mayoría de las ocasiones un poco adelantado y tiene a Kim a su derecha, esto transmite seguridad y control sobre el otro (salvo que lo marque el protocolo) .


En la comida, Trump hace varias microtracciones con su chaqueta, pequeños tironcitos que denotan una pequeña falta de seguridad. Trump quiere darse importancia en ese momento  . Nos planteamos el porqué Trump se siente con poca importancia en ese instante? A qué es debido?


En esta foto, podemos apreciar como Trump vuelve a tocar el brazo de Kim, transmitiendo su posición de dominio sobre él. “Tocamos por afecto pero sobre todo por Posesión” Y después, le muestra el camino para abandonar la sala, forzando a que sea Kim quién vaya primero. Esto también indica que Donald Trump siente que tiene el poder y “él es quién está al mando”.


En la charla previa con periodistas, vemos a ambos líderes en actitud más relajada, sin embargo Trump hace un bucle de manos, llamado “manos en V” o manos en triágulo, que al estar apuntando hacia abajo, significa que aunquese siente superiory en situación dominante sobre el tema de conversación , no quiere sobresalir y se muestra favorable a someterse. Curioso, verdad?



Kim realiza un saludo encogido, forzando a Trump a alargar la mano para poder estrecharle la mano. Aquí Kim Jong Un le devuelve “el guante” demostrando su control, dominio de la situación  y superioridad. Aunque los dos están muy echados hacía delante, lo que denota interés y cercanía, es Trump quién hace el esfuerzo de alargar el brazo para estrechar la mano de Kim Jong Un. Además lo hace con la palma hacía abajo (supinando) lo que nos indica que está dispuesto a ser tolerante y sumiso. Se intercambian sonrisas y hace el gesto de “OK” levantando el pulgar de su mano derecha.



Cuando se dirigen a la sala para firmar el tratado, Kim Jong Un, aprovecha para hacer pasar primero a Donald Trump, demostrándole su posición de poder y control.

Una vez dentro de la sala, Donlad Trump, no puede evitar devolver el gesto, y le cede el turno para que sea Kim quién se siente primero a la mesa. El duelo de egos entre estos dos titanes es continuo a pesar de que en la mayor parte de situaciones ambos inclinan la cabeza apuntando a su contrincante, pudiendo leer en su pensamiento que hay interés y muchas ganas de colaboración por ambas partes.

Después de la firma del tratado, Kim realiza un saludo encogido, forzando a Trump a alargar el brazo para poder estrecharle la mano. Aquí Kim Jong Un le devuelve “el guante” demostrando su control, dominio de la situación  y superioridad. Y sorprende la actitud de Donald Trump que nos recuerda a “un caballero a los pies de una señorita a punto de besar su mano”.


Nuevamente Trump, vuelve a ceder el paso y deja que sea Kim quién vaya primero hacía le photocall. Reafirmando su posición de poder..


Y para concluir, Donald Trump vuelve a realizar un saludo encogido, forzando a Kim Jong Un a alargar el brazo para poder estrecharle la mano. Pero de nuevo OFRECE SU MANO EN SUPINACIÓN...

Está claro que a Trump, a pesar de sus palabras conciliadoras, por su carácter fuerte le ha costado mostrarse con un perfil bajo, tolerante y sumiso frente a Kim Jong Un, pero en parte SÍ QUE LO HA HECHO!.

Finalmente, Donald Trump es el último en abandonar el photocall, demostrando su seguridad y control de la situación.

 

 Curioso, verdad? Qué opinas tú...?


Análisis realizado por:

Javier Caravaca

Javier Torregrosa




Realizamos formaciones para:

Ministerio del Interior Guardia Civil Policia Nacional
Fundació Universitat Empresa Universitat Jaume I Castellón Florida Universitaria Universitat Jaume I Fundeun Universidad Rey Juan Carlos