Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Motos, inteligente, susceptible-impulsivo, detallista, emocionalmente tímido y algo maniático

Javier Torregrosa nos detalla las principales características de la personalidad del presentador de El Hormiguero en este análisis morfopsicológico


La Comunicación no verbal Científica, en un conglomerado de disciplinas estadísticamente probadas; Sinergología, Morfopsicología, Microexpresiones, Paralingüística y Grafología, todas ellas con base en el estudio de las capas y hemisferios cerebrales. En este estudio nos apoyamos en una de ellas, sobre todo, la Morfopsicología, basada en el estudio del cerebro y en la Neurociencia.

La psicología del rostro o Morfopsicología es una disciplina científica derivada de la neurociencia que contempla las similitudes entre las partes del cerebro y su funcionamiento con la estructura y partes del rostro humano de una manera contrastada estadísticamente.

El origen de la Morfopsicología reside en Francia, donde está muy instaurada en investigación, formación universitaria y sobre todo en medicina psiquiátrica. Parte del estudio del cerebro, sus capas y hemisferios.

En España, pocos tenemos el privilegio de aunar estas disciplinas. Para mí, como responsable de investigación y formación en Comunicación no verbal Científica en ‘no verbal’ y en la Fundación Empresa Universidad de Alicante, es gratificante poder realizar este análisis a Pablo Motos.

La diagnosis y lectura del rostro, se trabaja básicamente en dos estructuras:

  • Una de ellas, nos lleva a la “interpretación psicológica” del rostro visto de frente. Ésta nos hablará de las competencias y cualidades del sujeto, así como de sus puntos de mejora.
  • La otra siempre se observa y estudia de perfil y nos dará la lectura de en qué partes hay control y ralentización y en cuáles espontaneidad y rapidez.

 Partimos de la base de que a lo largo de la vida se producen diferentes cambios y todos son habituales en el cerebro. Éstos dependen de los propios pensamientos, circunstancias del entorno, educación, formación o amistades, entre otros muchos factores internos o ambientales, aunque un gran porcentaje, y a veces definitorio del carácter, de la personalidad, del comportamiento y conducta del individuo, viene de origen en la estructura genética inicial y permanece invariable a lo largo de la vida, en muchos casos.

En la ejecución y desarrollo del presente “retrato”, como tengo costumbre, debo e intento tratar con el máximo de los respetos la interpretación de la psique de Pablo Motos, pero en mi ánimo de ser fiel a la disciplina y al resultado, no puedo obviar ni dar omisión a otros posibles aspectos que se pudieran observar. Además, se lo he hecho llegar a él mismo. Repito, con respecto y también con admiración hacia él.

En primer lugar, se analizarán las potencialidades y rasgos de su comportamiento natural a nivel muy general, para después ir entrando en detalle en cada “zona” de su cara, es decir, de su cerebro.

Asimismo, debo de señalar que las fotografías analizadas son de los últimos años, con lo que me he centrado en la lectura actual de su rostro actual.


Foto de frente 1. Analizaremos las zonas, pero no los receptores (1) (ya que al reírse altera su boca, pómulos y la altura de las zonas de su cara).

Foto de frente 2. Aunque tiene una sonrisa ligera, nos permite analizar receptores y nos aproximaremos a la altura de cada zona. No podemos interpretar sus pómulos.

Foto de frente 3. Nos permite interpretar sus “pómulos vistos de frente”

Análisis morfopisológico

Lo primero que vamos a analizar son dos variables a nivel muy general, porque ya tendremos tiempo de entrar en detalle.

La primera, es el nivel de retracción o dilatación de su rostro.

En este caso, su rostro nos sugiere estrechez y alargamiento, es decir, es retraído. La definición de esta variable nos indica susceptibilidad e hipersensibilidad, dos características que normalmente sensibilizan la visión del entorno y la hacen algo más negativa de lo que en realidad es.  Además, este tipo de marco sugiere autoexigencia. En cuanto a tendencias menos favorables, procura algo menos de capacidad de base en cuanto al instinto de adaptación.

Y otra característica más, aunque veremos más adelante, es un importante grado de vitalidad, impulso y acción.

Las estructuras retraídas no poseen grandes reservas energéticas, con lo que además las gastará aún más rápido por su alto nivel de dinamismo.

El segundo grupo de tendencias debemos de observarlas viendo su perfil. Debo señalar que no me ha sido fácil encontrar fotos adecuadas de perfil, y, aunque esta no es la más adecuada, puede servirnos.

 

De perfil, apreciamos por ahora, que aún estamos en una observación meramente general, que su rostro está proyectado hacía delante, que es inclinado.  

Este ítem, en términos morfopsicológicos, se llama “retracción lateral (2) y es una constante en personas espontáneas y de acción, de muchas ideas y enérgicas en sus pensamientos, al contario de los retraídos frontales (rostros rectos) que son todo lo contrario y están marcados por la excesiva reflexión y ralentización.

Volvemos de nuevo a la foto de frente para intentar divisar qué zonas de su cara están en expansión.

Para ello, lo primero que haremos será definir cada zona, su lectura y cómo identificarla.

La cara consta de tres zonas principales y cada una de ellas está conectada directamente a través de nervios craneales con el cerebro. Nos dicen los neurocientíficos que el cerebro se divide en dos hemisferios y también en tres capas, estas capas del cerebro crecieron por evolución a lo largo de algo más de tres millones de años. La primera de estas capas es la llamada Instintiva o también llamada reptiliana y es la parte del cerebro que se encarga de la supervivencia, es la más antigua, la tenemos desde hace tres millones de años y se encarga de las funciones de supervivencia, ente ellas nos proporciona apetencia por la comida, la bebida y el sexo, instinto de lucha, resistencia, huida, … y también aquellos mecanismos automatizados y espontáneos de nuestro cerebro tales como respirar, algunos tipos de parpadeos, los reflejos, etc. Esta parte del cerebro se evidencia en la zona de la mandíbula y boca.

Otra de las zonas es la llamada límbica o emocional. Esta parte comprende la zona media de la cara, la misma que ocupa la nariz, crece por evolución mucho después, antes del homo sapiens, y se encarga de las funciones emocionales y sociales.

La última capa cerebral, por ahora, es la cognitiva o racional y nació hace muy poco. Tan solo lleva con nosotros doscientos mil años, la edad del homo sapiens, y, aunque parezca que fue hace mucho tiempo, si la comparamos con la capa instintiva del cerebro, que data de hace más de tres millones de años, la cognitiva es relativamente joven. Esta zona se sitúa en el tercio superior del rostro, desde el entrecejo hasta donde nace el pelo, por lo que ocupa la parte de la frente y ojos.

Llegado a este punto y dicho todo lo anterior, vamos a dar lectura a estas tres zonas de la cara.


Lo primero que vamos a tratar de delimitar es la zonas o zonas en expansión, es decir las más anchas, y señalaremos también si alguna es poco ancha, es decir, si está en retracción.

Las zonas más anchas nos indican cuáles son los sistemas más desarrollados de base en el cerebro. Observamos que las zonas más anchas de Pablo Motos son las que corresponden a su parte cognitiva y también a su parte emocional (más adelante veremos si éstas están ralentizadas o activas). Y la parte más estrecha y retraída corresponde al cerebro instintivo. En general, las potencialidades serían las correspondientes a las zonas más grandes (cognitiva y límbica).

A continuación, vamos a definir el grado de tonicidad general tanto de las carnes de su cara como la de sus receptores.

El grado de tonicidad de las carnes (carnes tersas o por el contrario colgantes) nos da la lectura del grado de dinamismo, acción y chispa vital. Cuanto mayor grado de tonicidad, mayor dinamismo existe. Si nos fijamos en la foto “Foto de perfil 1” vemos que su cara es tersa, sin colgaduras y sin papada; hay mucho dinamismo y acción.

En cuanto al grado de tonicidad de sus receptores, también hay evidencia en el mismo sentido (ojos tónicos, nariz abierta y boca media-tónica), con lo que seguimos con grado de vitalidad.

Es el momento de hablar del modelado de sus carnes también en general y de concretar si el conjunto de su estructura facial y las carnes adyacentes que dibujan su rostro, le confieren rostro de forma redonda, o bien con tendencia recta o con abolladuras.


Las formas redondas, corresponden a cerebros cuyas psiques comunican y se relacionan de manera más suave, armoniosa, cariñosa, suave y amable. Las abolladas son muy pasionales y algo conflictivas, y, por último, las caras rectas o también llamadas “cabezas cuadradas” corresponden a caracteres más combativos e intransigentes, aumentando aún más debido a sus ojos pequeños, que actúan como filtro de información.

Este último es el modelado que corresponde al rostro de Pablo Motos.

También podemos ver pequeñas abolladuras en su rosto, que nos sugieren impulso, vitalidad y nos indican una psicología con pequeñas “obsesiones y manías tanto cognitivas como emocionales”.

El último aspecto, en general, es el que corresponde al análisis de sus receptores (ojos, nariz y boca), insisto, por ahora, solo en general, ya que más adelante entraremos al detalle.

Los receptores nos hablan de cómo son nuestros primeros pensamientos, impulsos y actuaciones, de cómo nos relacionamos al día a día con nuestros semejantes. Es el medio por el cual recibimos información y la percibimos del medio. Aunque hablaremos de todas las cualidades de cada uno de ellos, por ahora diremos que en general la nariz y la boca son algo grandes pero los ojos son pequeños.

Los ojos son los que proveen al cerebro cortical de información, con lo que a priori, diríamos que tiene un filtro cognitivo. No todo le vale, desecha mucha información que no es de su conveniencia, es detallista y con una visión muy particular de las cosas. Esto sucede porque la cantidad de información que le llega es trillada y seleccionada antes de su entrada, debido a su receptor de pequeño tamaño. Por el contrario, la nariz, que es el receptor social, es grande y nos habla de susceptibilidad y capacidad de comunicación “social”, porque de la emocional ya hablaremos…

La boca, receptor instintivo, nos sugiere capacidad instintiva de primeras (más adelante detallaremos este aspecto). Sus receptores están protegidos, es decir, están resguardados y no sobresalen (en retracción frontal), lo que nos indica cierta prudencia y desconfianza.

En este punto, vamos a hacer un pequeño resumen de las principales lecturas de este primer bloque de estudio general:

Es una persona hipersensible y algo de susceptible. Tiene capacidades cognitivas y sociales-emocionales, así como mucha rapidez y fluidez de ideas, vital, con chispa y de acción, con estímulos de percepciones algo negativas del medio. Es combativo, con pocas reservas energéticas, de ideas muy propias, detallista, autoexigente y desconfiado.

Análisis en detalle

Ahora es el momento de entrar en detalle, y para ello, abordamos esta segunda parte del análisis morfopsicológico, que nos hablará de cómo es cada área cerebral y cuál es su comportamiento “natural”. No podemos hablar, sin embargo, del comportamiento adaptado o políticamente correcto, que desconozco, solo hablaremos del verdadero.

Para ello, vamos a detallar varios bloques:

  • En el primero vemos potencialidades y también áreas menos potentes (se ve de frente).
  • En segundo lugar, en qué áreas del cerebro hay rapidez y espontaneidad o por el contrario control (se ve de perfil).
  • Vemos también el modelado en cada zona y cuál es su sistema dominante.

 

Elementos dilatados (potentes):

-Zona Cognitiva

-Zona Límbica

-Nariz (receptor social)

-Boca (receptor instintivo)

-Orificios nasales

Elementos retraídos:

-Zona Instintiva

-Ojos (receptor cognitivo)

 

Elementos en avance, R.L (2) (nos indican acción):

-Frente-Cerebro Cognitivo

-Nariz (recetor social), aunque en la punta se repliega.

 

Elementos en retroceso, R.F. (3) (nos indican ralentización):

-Zona Instintiva

-Ojos (receptor cognitivo)

-Labio Inferior

-Parte alta mejillas (RLN) (4)

 En resumen, las zonas de su PERSONALIDAD PROFUNDA más potenciadas son la capa cognitiva y emocional, y la menos desarrollada es la que tiene que ver con el materialismo, combatividad y resistencia, o sea la instintiva.

Las zonas más potenciadas a nivel de sus RECEPTORES, los cuales procuran las primeras demandas directas, e instantáneas, así como sus primeros impulsos, aunque no profundos ni duraderos, las detallamos a continuación:

Podemos ver que el labio inferior, que es el que demanda sexo, bebida y materialismo es grande y carnoso. Significa que hay primeras apetencias en este sentido, pero se colma y satisface con cierta facilidad. Además, el labio está entremetido, lo que indica que, aunque hay demanda (ganas), no va de una manera directa a por ello, buscará caminos más disimulados y situaciones más cómodas y convenientes.

El otro receptor grande es la nariz: el receptor social-emocional nos indica la potencia en su parte social, pero en este caso vemos que está atrapado en su comunicación emocional debido al hundimiento de sus mejillas.


El citado hundimiento, lo que llamamos retracción latero nasal (RLN), le confiere una gran timidez emocional, contención y poca apertura en su comunicación emocional, salvo en medios muy muy selectivos. Esta contención unida a su susceptibilidad e hipersensibilidad le hace verse en un proceso de inacción emocional, que podría salir verbalmente en forma brusca y abrupta al sentirse herido o atacado.

Esta falta de comunicación emocional hace que su cerebro fluya algo más en otras direcciones, sobre todo más cognitivas, y algo más instintivas, aunque ésta última no sea su naturaleza profunda.

En la nariz se observan dos movimientos: uno de avance, desde el tabique hacia la zona media y el otro de tracción y contención desde la zona media hasta la punta. Lo que significa que, en un principio, hay avance social, pero después hay desapego y protección en sus comunicaciones y acercamientos sociales.

También hay un doble movimiento de la zona cognitiva, por un lado, los ojos, que son los primeros en actuar en esta zona, se aproximan a la información que percibe del medio con cautela, con cierta desconfianza, cierto alejamiento y filtro, para pasar, posteriormente, a una gran y brillante rapidez mental. Multitud de ideas y a elevada velocidad, tantas que es difícil llevar todas adelante y algunas se quedan en el tintero.

Cada día hay fluidez de nuevas ideas y las de ayer muchas veces se quedan antiguas.

Con esta información podemos determinar que, a pesar de que la zona intermedia es la más ancha, la parte del cerebro que lleva las riendas en el día a día en sus decisiones y evaluaciones más profundas es la parte cognitiva-emocional del cerebro, por este orden.

En su juventud, quizá el orden fuera inverso, primero emocional y después cognitivo, debido a la gran expansión que vemos en la parte intermedia de su cara.

Volviendo a su frente, además, podemos decir que es más expansiva y alta en la parte derecha que en la izquierda. En este punto conviene explicar que el lado derecho del cuerpo y de la cara están conectados con el hemisferio izquierdo del cerebro, que lleva las riendas del control y la distancia social. Sin embargo, el lado izquierdo de cuerpo y cara están dominados por el hemisferio derecho, que es mucho más espontaneo y está relacionado con lo somatizado.

En el caso de Pablo Motos, en sus primeros impulsos, en esos primeros instantes, las apetencias emocionales y las instintivas son las que primero actúan, ya que son sus receptores más activados. Pero éstas últimas, como decíamos anteriormente, se llenan enseguida y tardarán en volver a demandar ya que no precisan  caudal de manera continuada.

Otro contraste, ya mencionado, es la distancia y “sujeción” cognitiva en un principio para después procurar un gran dinamismo, acercamiento y velocidad cognitiva.

Seguimos con los contrastes que nos llaman la atención, una gran capacidad emocional de base, pero poca apertura en su comunicación sentimental.


Comenzamos por la zona cognitiva. Los ojos, pequeños y resguardados en retracción frontal (3) nos indican selección, filtro, cuidado del detalle en ciertos aspectos, como si se tratara de un artesano relojero y, al estar hacia dentro, cierta distancia y desconfianza de primeras, aunque posteriormente actúa la capa cognitiva, que tiene mucha vitalidad y genera muchas ideas.

La frente podemos dividirla en tres tercios, y observando el menos ancho de ellos, el tercio superior, que es el que conecta directamente con la parte del cerebro que se encarga de las dimensiones espaciales, deducimos que no reside ahí la potencia de este cerebro cognitivo.

Los ojos son tónicos lo que indica algo muy interesante y que se alía con la retracción lateral de su cara y con su tonicidad. Hablamos de un ojo de “cazador” perseguidor y controlador de lo que le interesa a nivel racional.

Estos tres ítems juntos le confieren un dinamismo y acción de avance muy importante solo refrenado por la retracción frontal de su barbilla, la cual nos indica que, aunque persiga las cosas con brío y tesón, no siempre llega hasta el final en todo lo que propone.

Además, los ojos tónicos no son todo lo receptivos que son por ejemplo los ojos átonos, pero le confieren control y cierto carácter impositivo y decisión.


Pasamos a la zona emocional: muy interesante por las peculiaridades que nos ofrece, así como por sus contrastes. En principio, vemos una zona emocional ancha, expansiva, es la más expansiva de las tres, lo que quiere decir que hay un “fondo” emocional muy importante, pero algo debilitado por la retracción latero-nasal (hundimiento de sus pómulos) (4), la cual le priva de apertura y comunicación emocional.

Por otro lado, vemos su nariz, el receptor social-emocional, es grande, lo que le confiere aptitudes para la comunicación, pero claro, la social, y no tanto la emocional. Su nariz también es ancha en su base y con escotadura nasal (agujeros abiertos), lo que nos indica susceptibilidad, que aumenta aún más por la hipersensibilidad de su marco y por su modelado plano. La nariz se proyecta hacia delante pero después se retrae, lo que nos sugiere que este doble movimiento es primero un acercamiento a nivel comunicación, pero más tarde un distanciamiento social. El tabique se estrecha llegando al entrecejo, dándonos pistas de una conducción y manejo emocional quizá algo deficitario ante cualquier emoción que le pueda sobrepasar. La nariz también es ligeramente aguileña, forma normalizada en personas impositivas, al contrario de la nariz cóncava que es mucho más sumisa.

Es posible que, en algún momento, la suma de su marco retraído más su expansión emocional, más su labio inferior carnoso, más su contención emocional (retracción latero-nasal), más un tabique nasal algo estrecho, así como alguna abolladura, pudieran dar como resultado una ira contenida expresada con cierta brusquedad.

Sus pómulos laterales son altos, lo que nos indica una orientación desinteresada de todo lo material, está claro qué con cierta imposición, sí, pero también altruista y desinteresada, lo que podríamos definir COMO UNA PERSONA IDEALISTA. Y no solo lo vemos en su parte emocional y sus pómulos altos, sino en su conjunción con el rostro retraído. Estos rasgos unidos a su gran cara en avance (retracción lateral), nos guían hacia un cerebro con pensamientos libres, lo que lo definiría como un “Alma Libre”, a quien no le gustan demasiado las ataduras.

No menos interesante es su zona instintiva: también llamada reptiliana o materialista, en este caso, sobre todo por sus “grandes” contrastes. Una zona pequeña, poco expansiva que nos sugiere que su fondo NO es el dinero, ni la materia, tampoco la resistencia, ni la apetencia por el instinto de nutrición, pero sí se vislumbran primeros impulsos hacia ello. La pista nos la ofrece su boca, y, para ser más exactos, su labio inferior carnoso. Ese labio, que es el que demanda sexo, materialismo y cierta brusquedad.

De primeras, como ya hemos comentado, a Motos, le llama la atención lo relacionado con lo material, pero se llena enseguida y no es su canal preferente, sino todo lo contrario. Sin embargo, es la parte la instintiva la más debilitada en él, a pesar de tener cierta demanda.

Otro aspecto destacable del labio, así como su mentón que está resguardado, hacía dentro, en retracción frontal, lo que le afecta en la ralentización y consecución de algunas de las metas que se propone. Es probable que necesite preparar procesos mentales de autodisciplina para evitar dejarse cosas por el camino.

Recapitulando, solo nos quedaría hacer una síntesis del conjunto y destacar lo más llamativo.

Esta parte es la que llamamos ANÁLISIS PSICOLÓGICO a través de su rostro. Y la intentaré tratar también con el máximo respeto, tanto a Pablo Motos como también a estas disciplinas que tanto me han dado.

Tengo que decir que yo no soy Psicólogo, pero quizá por mi gran timidez, empecé a observar ya desde niño todo lo que acontecía a mi alrededor y, al contrario de otros niños que hablaban y hablaban, quizá en apariencia los más líderes, en mi caso, solo escuchaba, miraba y aprendía de todo aquello que veía, hasta que empecé a ilusionarme y aprender y evaluar el comportamiento no verbal y la conducta humana. Así hasta acabar formándome, por fin, con disciplinas ya científicas y estadísticas con discípulos de los grandes padres de estas disciplinas. En definitiva, casi toda una vida de búsqueda externa, pero procesándola siempre hacia dentro.

En resumen, Pablo Motos es una persona de temperamento, sensible e inteligente, con cierta desconfianza y perfeccionista, con mucha capacidad emocional de base, aunque no en su comunicación, que es más social que emocional. Su motor de vida, aunque de base debió ser emocional, se ha transformado en cognitivo.

Tiene apetencias instintivas en sus primeros pensamientos, pero no en su psique interna, la cual es tremendamente más sofisticada y armada. Libre, espontáneo, rápido de ideas, quizá demasiadas y demasiado rápido en algunas ocasiones, aunque es unos de los rasgos que lo caracteriza y le hace único. De naturaleza peleón, conflictivo, también altruista y separado del materialismo. Su mente es similar a la de los grandes científicos e inventores, combinando cognición, emoción en su máxima envergadura, aderezada con dosis pasionales.

*Recomendaciones: La realización de varios descansos a lo largo del día para tratar de moderar el gasto de energía.

 

Con el mayor de los respetos y desde la admiración,

Javier Torregrosa, experto en comunicación no verbal científica y comportamiento humano.


  1. Los receptores (ojos, nariz, boca y orejas) son los elementos de nuestra cara conectados a través de nervios craneales al cerebro sin pasar por la médula espinal. Actúan de manera inmediata, son los encargados de recibir la información del exterior y también son nuestros transmisores hacía fuera.
  2. La Retracción lateral (RL) es un término morfopsicológico que indica elementos de nuestra cara en avance y/o con inclinación. La lectura es dinamismo, acción, velocidad y espontaneidad.
  3. La Retracción Frontal (RF) indicaría todo lo contario; freno, control y distancia y se observa en elementos de la cara que están resguardados hacía dentro y/o rectos.
  4. La Retracción Latero-Nasal (RLN) nos indica contención emocional. Es el ítem del hombre duro, del vaquero de las pelis americanas, que nunca lloraba por fuera ni transmitía emoción alguna. Se suele ver en los hombres de éxito. Cuando este ítem es severo produce una contención importante del cerebro límbico e impide que se expresen las emociones profundas. El cerebro que siempre busca la supervivencia física y mental comienza a desarrollar mecanismos de autoprotección, que derivan en el desarrollo de otras partes del cerebro para suplir esta carencia emocional. Es normal ver RLN en científicos, investigadores y personas cognitivas.




Realizamos formaciones para:

Ministerio del Interior Guardia Civil Policia Nacional
Fundació Universitat Empresa Universitat Jaume I Castellón Florida Universitaria Universitat Jaume I Fundeun Universidad de Alicante